Según una investigación realizada por el diario Ámbito Financiero, la ministra de Relaciones exteriores posee el 49,61% de las acciones del banco Banco Roela. Su hermano, en tanto, tiene el mismo capital y el otro 0,78% restante está en manos de inversores privados. Además, Francisco Eugenio Pendás, armador de Javier Milei e hijo de la canciller quien hasta hace algunas semanas se desempeñó como su vocero, forma parte del directorio de la entidad.

Foto: @DianaMondino

Esta polémica se suma a las numerosas discusiones que se abrieron tras la publicación de este decreto y que también tienen a Mondino como una de sus protagonistas. La norma que regula los DNU establece que todos los ministros deben encontrarse en territorio argentino a la hora de ejecutar su firma. De no estar presente, la misma se delega a otro miembro del gabinete que pone su norma en consideración. La canciller se encontraba en París al momento de la publicación de este decreto y su consentimiento fue dado de manera virtual, un acto que podría motivar la nulidad del mismo.

El origen de Roela, el banco de Mondino

El Banco Roela fue adquirido por el padre de la canciller, Víctor Mondino, en 1961 cuando la entidad era una compañía financiera y no fue hasta 1978 que obtuvo los permisos para convertirla en un banco. Según figura en la página web de la empresa, la firma trabaja «desde hace más de 60 años para encontrar las soluciones adecuadas a la realidad de cada persona, empresa, negocio» y se caracteriza por una política «prudencial».

Diana Mondino fue presidenta del banco y también ocupó diversas posiciones dentro de la cúpula. En el último recambio de autoridades, la ministra fue removida del directorio. No obstante, conservó la mayoría accionaria.

Procurador Barra confía en el DNU

El Procurador del Tesoro de la Nación, Rodolfo Barra, afirmó este lunes que «no hay vuelta atrás» para el decreto de desregulación de la economía; consideró que «van a ser derrotados los amparistas» contra la medida por la «jurisprudencia» de la Corte Suprema y planteó que «los legisladores pueden dividirlo en diez distintas leyes con un contenido ‘espejo’ o más o menos modificado».

A la vez, recordó que «valen» los contratos que fueron firmados antes de la derogación de la Ley de Alquileres que dispone el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del Gobierno nacional.

«Yo creo que van a ser derrotados los amparistas, no tienen razón. Por la propia jurisprudencia de la Corte», dijo el jefe de los abogados del Estado en diálogo con radio Rivadavia.

El funcionario, quien indicó que «hay tres» amparos y que «puede haber más», cuestionó estas acciones y argumentó que «el país está en una situación terrible» y se «necesitan medidas de urgencia».