Lo últimoPolítica

Trazando la huella agraria argentina: Entre la enfiteusis y el Grito de Alcorta y los oligopolios de hoy. Por: Oscar Rodríguez

Trazando la huella agraria argentina: Entre la enfiteusis y el Grito de Alcorta y los oligopolios de hoy.
Por: Oscar Rodríguez

En el análisis exhaustivo de las políticas agrarias argentinas, se revela una trama compleja donde los intereses económicos y políticos se entrelazan de manera intrincada. La enfiteusis, promulgada durante el breve mandato de Bernardino Rivadavia en 1826, emerge como un punto focal de este análisis historiográfico revisionista.

En su concepción teórica, la enfiteusis se presentaba como una herramienta para democratizar el acceso a la tierra y estimular la producción agrícola, en aras de una distribución más equitativa de la riqueza. Sin embargo, la realidad histórica nos confronta con un panorama muy distinto. En lugar de empoderar a pequeños y medianos productores, la implementación de este sistema favoreció notablemente a grandes terratenientes especuladores, consolidando así un oligopolio agrario que perdura hasta hoy.

El legado de concentración de tierras resultante no solo ha obstaculizado una distribución equitativa de la riqueza, sino que también ha perpetuado una estructura de poder desigual.
La manipulación de los mercados de granos y la presión para devaluar la moneda son manifestaciones contemporáneas de estas dinámicas de dominio.

La revisión crítica de la enfiteusis y su implementación arroja interrogantes cruciales sobre el cumplimiento de los cánones estipulados. ¿Se pagaron verdaderamente? ¿En qué medida se beneficiaron los grandes terratenientes en detrimento de los pequeños productores y el Estado? Estas preguntas no solo invitan a un examen meticuloso de la historia agraria argentina, sino que también abren la puerta a consideraciones de justicia histórica y redistribución de tierras.

El episodio histórico del Grito de Alcorta en 1912 emerge como un punto de inflexión en esta narrativa, donde los pequeños y medianos arrendatarios alzaron su voz contra las injusticias perpetradas por los grandes terratenientes. La formación de la Federación Agraria Argentina como respuesta a esta rebelión es un testimonio elocuente del clamor por una justicia agraria genuina y equitativa.

La revisión crítica de la historia agraria constituye un ejercicio de entendimiento de las desigualdades presentes.
Solo a través del conocimiento de nuestro pasado, podremos romper las cadenas de la concentración de poder y recursos que han marcado y marcan nuestra historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *