La baja de la inflación de junio fortalece la posición de Sergio Massa ante el FMI

La baja de la inflación de junio fortalece a Massa ante el FMI, que le exige un mayor ajuste fiscal. El ministro denunció el boicot opositor a las negociaciones y recibió un fuerte apoyo de EEUU

Baja la inflación

Según informó el INDEC, la inflación de junio desaceleró 1,8% y se ubicó en el 6% mensualpor debajo de lo que esperaba el mercado. Con este registro, el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que se utiliza como parámetro de la inflación, acumula un 50,7% en lo que va del año.

El IPC revela que otra vez el rubro alimentos -el de mayor impacto en la población-, vuelve a quedar bastante por debajo del índice general, con un 4,1%.

Alejandro Vanoli, ex titular del Banco Central, explicó que la estabilización del tipo de cambio es central para la contención de precios. «El sector alimentos está muy atado a la evolución del dólar«, señaló. Massa comparte el argumento de Vanoli.

Por ello, en el marco de la renegociación del acuerdo con el FMI -para pagar la deuda contraída por Mauricio Macri-, resulta fundamental evitar un salto devaluatorio para que se sostenga la desaceleración del ritmo de aumentos de precios.

Desde el Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO) coinciden con el diagnóstico:

«El hecho de que los tipos de cambios paralelos, tanto los financieros como el blue, hayan estado bastante planchados durante junio contribuyó a la desaceleración que estamos viendo», dijo el economista Federico Zirulmik.

No obstante, el Fondo Monetario Internacional (FMI) exigía a la Argentina una devaluación de la moneda, como parte de su invariable receta para los países endeudados. Con la negativa del gobierno nacional, el organismo ahora pide un mayor ajuste fiscal, a lo que Massa se resiste tenazmente.

En un acto en la localidad bonaerense de San Martín, acompañado por al gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, la vicegobernadora, Verónica Magario, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y el intendente de San Martín, Fernando Moreira, Massa afirmó que está «muy cerquita» de cerrar el acuerdo con el Fondo pero advirtió que «no nos vamos a rendir al altar del ajuste fiscal«.

«Argentina va a acordar con el Fondo, pero va a acordar defendiendo los intereses del país. Estamos dialogando, estamos negociando, estamos muy cerquita de dejar cerrado el 2023 y lo hacemos sobre la idea de defender el país», dijo Massa.

«Qué poco patriotas tus colegas de la oposición»
En ese mismo evento, Massa reveló que «economistas de la oposición» están abiertamente comunicándose con el Staff del Fondo para boicotear las negociaciones, contra el interés del país y el bienestar de su población.

Les voy a contar una intimidad: un funcionario del Fondo en un zoom de la mañana me contaba que hubo economistas de la oposición que en los últimos días se comunicaron y les decían ‘no les den nada’, ‘pidanle todo’, ‘exíjanles al máximo’, ‘esto tiene que estallar'», reveló el ministro de Economía.

«La Argentina tiene que pasarla mal ahora, exíjanle al máximo, esto tiene que estallar ahora llegó a decir uno. Me lo contaba un funcionario del Fondo que además me decía sorprendido ‘qué poco patriotas tus colegas de la oposición’, con sorpresa ante la idea de que por una elección están dispuestos a que la gente la pase mal», denunció Massa.

El precandidato presidencial dijo que «hay que pensar» en qué significa «destruir» y «exterminar», en referencia a los discursos de la oposición. Y lanzó:

«Pensar en quién recoge el daño que representa para nuestro país y para nuestra clase media laburante». Y enumeró que las propuestas de la oposición llevarían a tener menos escuelas, menos hospitales, menos rutas, tarifas de colectivos , luz y gas más caras, a no tener agua y cloacas.

Uno de los economistas que intentaron boicotear las negociaciones sería Luciano Laspina, hombre de consulta económica de Patricia Bullrich.

«No es la primera vez que Laspina hace algo así. En el año 2021, mientras Martín Guzmán estaba renegociando el acuerdo, también fue señalado por el oficialismo como una de las personas que estaban interviniendo para perjudicar la posición argentina en esa renegociación», afirmó el periodista Andrés Lerner.

Laspina se dio por aludido y se refirió al hecho en redes sociales.

Incluso, en LN+, Laspina afirmó: «Obviamente el Fondo Monetario ve que hay una bomba que le va a explotar a todos los argentinos, con pérdida de reservas, emisión de pesos».

«El Fondo lo ve. Eso lo perjudicó a Massa en la negociación», dijo el economista favorito de Bullrich, quien además señaló que es «cada vez más difícil» un acuerdo con el FMI.

«Porque el Fondo ha hecho un gran esfuerzo para que la Argentina no entre en un default porque es muy difícil salir», explicó.

La geopolítica del acuerdo

El acuerdo FMI-Argentina no sólo le interesa al país y al organismo, sino a otros Estados, por sus vínculos comerciales e influencias en Argentina y el Fondo. Puntualmente, son dos las potencias mundiales que miran con atención las negociaciones: Estados Unidos y China.

La Casa Blanca está jugando fuerte para que el FMI apruebe la renegociación con la Argentina. La presión es tan intensa que generó molestia en los representantes de Francia y Alemania.

El tema se trató en una reunión informal del board del organismo este miércoles con Kristalina Georgieva, más cercana a los europeos.

Sucede que Massa se niega a aceptar que el ajuste del gasto público reduzca el déficit al 1,5% del PBI. El ministro está plantado en 1,9%.

El embajador norteamericano en Argentina, Marc Stanley, acaso siguiendo una instrucción de la Casa Blanca, convocó este jueves por la noche a importantes empresarios argentinos a la Embajada. Según trascendió, el embajador les comunicó que Estados Unidos apoya de manera decida a la Argentina en el Fondo para que haya acuerdo.

En tanto, la vocera del organismo Julie Kozack, confirmó que el FMI dio luz verde para que Argentina cumpla con los vencimientos previstos pagando en yuanes.

Kozack confirmó oficialmente que Argentina pagó una parte del vencimiento del mes pasado en la moneda china. De los 2.700 millones de dólares que vencieron en junio, 1.100 se cancelaron el yuanes. «El uso de esta moneda está permitido por el FMI», indicó.

En este sentido, vale recordar que el director de China en el organismo, Zhengxim Zhang, también jugó fuerte en favor de la Argentina al enviar una nota interna al board para comunicar que si el Fondo sigue demorando la aprobación del acuerdoBeijing autorizará a la Argentina a usar el segundo tramo del swap para abonar todos los vencimientos con el organismo.

La movida es una clara provocación al FMI, porque barre con el rol de prestamista de última instancia del organismo, figura que justifica la existencia misma del Fondo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *